Falafel de quinua

Un plato israelí con corazón argentino y alma inca

La gastronomía de una comunidad es producto de su historia y sus tradiciones. Pero al mismo tiempo que nos habla de los orígenes, nos da pistas sobre el presente y el futuro, y sobre cómo los sabores, acompañando el devenir de los pueblos, se fusionan y atraviesan las fronteras.

El falafel de quinua es un plato que nació en las cocinas argentinas y se instaló como una fusión judeo-andina, permitiendo deconstruir, a través de una combinación única, sabores milenarios.

El falafel es una comida israelí cuyos orígenes son compartidos por diferentes pueblos de Oriente Medio, por eso es común encontrarlo tambiénen los menúes indios, turcos, armenios y árabes. Hecho a base de garbanzos, una de las plantas más antiguas de la Tierra, presuntamente nativa del norte de Persia, y cultivada en los Jardines de Babilonia, es una especie de croqueta o pequeña hamburguesa que se cocina en aceite y se come al plato o en pan.

La quinua o quínoa, es considerada “el grano de oro de los dioses” del mundo andino, ha estado presente en la cocina del Altiplano desde tiempos originarios y hoy es protagonista de los platos del Norte de Argentina. Asociada a rituales paganos, su utilización fue prohibida por los españoles al poco tiempo de su llegada a América. Sin embargo, en los últimos años conquistó el ambiente culinario del mundo gracias al redescubrimiento de sus altos valores nutricionales.

En 2013, esta semilla sagrada, rica en minerales y vitaminas, fue nombrada por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura (FAO) como un “cultivo promisorio de la humanidad”. Su incorporación a la cocina contemporánea, además de una celebración para todos los paladares, resulta especialmente beneficiosa para celíacos, vegetarianos, deportistas, embarazadas y quienes necesiten refuerzos de proteínas, minerales y vitaminas.

La receta

Nelson Wejkin,  docente y chef de cocina judía, nos cuenta qué necesitamos, y cuáles son los pasos, para hacer falafel de quinua:

500 gr de quinua

2 huevos

3 dientes de ajo

½ taza de pan rallado

½ taza de perejil o cilantro picado

sal, ají molido y comino, a gusto

1 cucharadita de polvo para hornear

El procedimiento es el siguiente: lavar la quinua muy, muy bien, en detalle, y hervirla en abundante agua. Una vez cocida, cuando esté bien tierna, escurrir y dejar enfriar. Agregar los huevos, el pan rallado y el polvo para hornear, condimentar con ajo, perejil, ají molido y comino, y dejar reposar durante 30 minutos. Una vez asentada la preparación, formar las bolitas con las manos para luego freírlas en abundante aceite hasta que resulten doradas. Servir dentro de un pan pita (o árabe), con ensalada y salsa tajine.

Para la salsa tajine se requieren: 200 gr de pasta de sésamo, 250 cc de agua fría, 2 dientes de ajo, jugo de 1 limón, sal y pimienta.

“La información brindada por los sitios web mencionados es de absoluta responsabilidad de sus editores. El Instituto Nacional de Promoción Turística no se responsabiliza por los datos allí publicados”. 

Volver
linea

Experiencias relacionadas

Experiencia judaica en Argentina

997709962b

Propuestas culturales, religiosas y gastronómicas en un itinerario que invita a conocer el día a día de la comunidad judía más grande de Latinoamérica.

Ver +

Te puede interesar

Comentarios.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.