Valles Calchaquíes salteños

Los valles del pimentón

En Salta, el rojo intenso de los pimientos secándose al sol junto a la Ruta 40 anticipa el sabor –único, irresistible- de las empanadas, buena compañía para los vinos característicos de los territorios calchaquíes.

En el Norte del país, en los alrededores de Cafayate, Angastaco, Molinos y Cachi, se suceden los campos cubiertos de pimientos. La aridez del suelo y la luminosidad del sol son condiciones ideales para el cultivo, y dos factores que contribuyen a generar una tonalidad pareja que cotiza alto en el mercado. Por la mítica Ruta 40, a la altura en que atraviesa el tramo salteño de los Valles Calchaquíes, el rojo intenso que predomina en las montañas multicolores compite con el de los pimientos puestos a secar a la vera del camino. Allí comienza la producción del pimentón, ese condimento clave en la elaboración de muchas de las delicias de la gastronomía local.

El relleno de las empanadas salteñas, un poco más chicas que las de otras provincias, guarda un secreto: el gusto picante que le aporta el pimentón, siempre diluido en un cucharón de aceite antes de ser incorporado. La humita en chala, el picante de panza, el guaschalocro, el locro, los tamales, también llevan este indispensable toque rojo en sus recetas. Es uno de esos tesoros que los conquistadores españoles descubrieron en América y difundieron en el mundo.

Mayo: el mes de la cita
Mayo es el mes del pimentón, cuando concluye la cosecha manual iniciada en marzo, y marca el inicio del gran espectáculo de las enormes extensiones alfombradas de pimientos al sol, una técnica legada de una generación a otra. Después, vendrán la molienda y el envasado. Esta modalidad, casi artesanal, es cada vez más valorizada por su reducido impacto ecológico.

El “Red Tour” o “Pimiento Tour” fue ganando espacio en la oferta turística salteña. Imposible no entusiasmarse con esos paisajes naturales intervenidos por hombres y mujeres con el fruto de su tarea, irresistibles para las cámaras fotográficas. Además, es posible participar de las tareas de la cosecha junto a los productores locales.

La vuelta a los Calchaquíes
Epicentro de servicios de la región, Cafayate es bien conocido por sus viñedos de altura y sus bodegas, tradicionales y nuevas, que producen excelentes vinos. El torrontés, la cepa emblema del lugar, es especialmente recomendable y puede degustarse en la visita a los establecimientos vitivinícolas. El Museo de la Vid y el Vino es una de las visitas que hay que tener en cuenta aquí, al igual que el Museo Arqueológico y el Paseo de los Artesanos.

Al pasar por Angastaco es aconsejable tomarse un tiempo para beber alguno de sus vinos “pateros”, es decir, elaborados con uvas pisadas con los pies. Son dulzones y “machadores” (embriagadores) por su contenido generoso de alcohol. En sus proximidades, los pasos del Ventisquero y la Quebrada de las Flechas presentan paisajes de apariencia lunar, cincelados por la naturaleza.

En Molinos, el río Calchaquí es un excelente balneario natural para los días de altas temperaturas. La iglesia del pueblo tiene una imaginería muy rica. El criadero de vicuñas de la Asociación de Artesanos y Productores de Molinos resulta interesante para viajeros de todas las edades, chicos y grandes.

Las casitas de adobe pintadas de blanco son características de Cachi. Las montañas que rodean a este pueblo calchaquí, de más de 5.000 metros de altitud, son ideales para el montañismo. Y los confesionarios, realizados en la madera porosa del cardón, convocan a una recorrida por la iglesia local.

Sabores, y caminos, para disfrutar con todos los sentidos.

“La información brindada por los sitios web mencionados es de absoluta responsabilidad de sus editores. El Instituto Nacional de Promoción Turística no se responsabiliza por los datos allí publicados”. 

Volver
linea

Experiencias relacionadas

La vuelta a los Valles Calchaquíes salteños

VC_Salta

Un camino que sube y que baja por las montañas, que cruza ríos y atraviesa rectas interminables e inquietantes cornisas, descubriendo a su paso pueblitos encantadores.

Ver +

Cafayate: corazón de los Valles Calchaquíes salteños

Cafayate

Tierra del vino de altura, aquí la vida transcurre pintada de colores: el verde de los viñedos, el rojinegro de los ponchos, el rojo de las piedras (y de los pimientos).

Ver +

Salta: la Ruta del Vino más alta del mundo

RV_Salta

Entre montañas salpicadas de colores, atravesando un camino que es testigo del pasado fundacional de Argentina, una ruta vitivinícola que enamora.

Ver +

Te puede interesar

Comentarios.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.